top of page
WhatsApp Image 2023-06-12 at 6.50.21 AM.jpeg
  • revistalaprensa55

Carolina: otra cara de la juventud

Por Juan TH


Hace unos días vi a Carolina Santana Sabaggh hacer un comentario sobre la masacre del 9 de febrero de 1966 durante el gobierno provincial de Héctor García Godoy, frente al Palacio Nacional, durante una manifestación estudiantil reclamando la salida de las tropas norteamericanas, el cese de la represión, autonomía universitaria y mayor presupuesto, entre otras demandas populares, donde fueron asesinados vilmente cuatro estudiantes y algunos heridos, la mayoría menores de edad, recibiendo como respuesta el acribillamiento a mansalva de los jóvenes estudiantes, resultando varios muertos y decenas de heridos, entre ellos la joven Amelia Ricart Calventi, de apenas 14 años de edad, quien fue trasladada a Estados Unidos para ser operada, pero falleció un mes después. Quedé impactado por la manera en que lo hizo, dramáticamente doloroso, a tal punto, que no pude evitar que dos lágrimas, de esas que piensan y duelen hasta la rabia, brotaran de mis ojos, que nunca lloran. Hija de Roberto José Santana Sánchez y Yumaila Sabbagh Khoury, vi nacer, crecer y convertirse en mujer, a hermosa desde niña, Carolina. He sido desde que aprendió a balbucear algunas frases, el “Tío Buen”, porque su hermana más pequeña, Marcel, no sabía pronunciar mi nombre. Carolina es una joven mujer estudiosa, graduada de abogada en el país, con maestría en Sevilla, España, en Harvard, Estados Unidos, después de haber ganado la prestigiosa beca Fullbright. Actualmente se desempeña como catedrática universitaria, consultora y comunicadora. La gran Carola, como le dice Roberto, su padre, es un ejemplo permanente de superación, profesional y social, ejerciendo una militancia social cada vez más arraigada y critica. La comunicación se ha convertido en una de sus pasiones. Verla hablar sobre la tragedia del 9 de febrero de 1966 me llenó de orgullo, no sólo por los lazos de amistad y familiaridad históricos que me unen a Roberto y Yumaila, sino por los niveles de conocimientos y de conciencia social que ha adquirido en tan pocos años. Tal vez debo decir, con toda propiedad, que lo de Carolina no es casual, ni fortuito, porque su padre, Roberto, ha sido un revolucionario toda su vida, con una larga historia como dirigente político, profesor de larga trayectoria, decano de la facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas, exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, su aula magna, etc., etc., al igual que algunos de sus tíos paternos, que también han sido luchadores de izquierda, al lado siempre de los mejores intereses del país. Quiere decir que a la “gran Carola” la sensibilidad social le brota por todas partes.

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page