top of page
WhatsApp Image 2023-06-12 at 6.50.21 AM.jpeg
  • revistalaprensa55

Campos de Lirios, el poemario que sublimiza los sentidos


Portada del libro, Campos de Lirios

Por Rafael Santos

Leí Campos de Lirios, de la poeta "naturalizada" en Salcedo, Elizabeth Polanco. El mismo (debo confesar) es un libro que desde nuestra humilde perspectiva, arrastra al lector hacia unas dimensiones interiores, que bien podríamos decir, que hasta fuera de lo normal.

Desde los títulos de cada una de estas joyas poemáticas, hasta el cuerpo mismo, el cual va cobra vida en cada verso, son si se quiere, trozos de palabras que al lector le trae un tipo de paz, pero no una paz cualquiera, sino aquella cobijada, no con la típica nostalgia de los poemas de amor o el desamor, sino, una conexión casi directa con lo divino.

Pues en cada uno de estas joyas, el lector además de la paz tan necesaria en esto llamados tiempos modernos, se encuentra con todo un caudal de ternura celeste, que por momentos nos hace sospechar que estamos no frente a una poeta que le canta con palabras a lo que ella desea, sino, que muchos de sus versos, nos denuncian a una Elizabeth Polanco que nos presenta un acercamiento a un Dios perfecto y perdonador....

Desde Equinoccio de Otoño, en donde la poeta, vemos que hace una transformación que poco a poco la lleva "hacia el plano del silencio" página 11, hasta una Confesión en donde se vislumbra " para recordar jornadas compartidas" página 13, no sin antes, en el personalismo poema Yo, ver cuando la autora, luego de sus múltiples caminos silentes, escucharla a través de la palabra escrita sincerarse con sus lectores, al ella continuar "creyendo en sueños y milagros" página 16.

Nuestro viaje al interior de este manojo de paz, continúa en la página 17, en donde, y desde el


Elizabeth Polanco, autora de Campos de Lirios

Destello del Monte Santo, se observa a una poeta haciendo una descripción armónica entre la espiritualidad y la luz, esa que nos hace recordar la travesía del pueblo hebreo hacia la Tierra Prometida (libro de Éxodo) y las calamidades y persecuciones del profeta Elías cuando era perseguido por la temible Reyna Jezabel, 1 Reyes 11: 18 - 21.

Ya con Nostalgia y Danzar con la palabra, vemos a una poeta un poco más romántica y abierta al mundo acostumbrado (páginas 20 y 21), para luego pasar por Los Amigos de dos tiempos, Escribir al Alba para llegar hasta la mística Ciguapa, tan recordada en los Trillos de la leyenda de Emelda y en la novela Goeiza, de Manuel Mora Serrano (Premio Siboney 1979), y otros importantes poemas que les dan una tonalidad diferente a la real belleza literaria.

De manera pues, que no estamos ante una poeta que ha escrito por escribir, sino, ante una poeta en cuyos versos, se desnuda un ruido armónico que no nos intranquiliza…al contrario, nos trae paz y nos da en cada pedazo de poesía, un manojo más de aquello que como especie necesitamos, y es, un reencuentro con nosotros mismos.

117 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page