top of page
WhatsApp Image 2023-06-12 at 6.50.21 AM.jpeg
  • revistalaprensa55

Se disparan los viajes ilegales desde Baní a dos años de la tragedia de Chiapas

Cientos de personas salen cada mes hacia los Estados Unidos, a través de nuevas rutas, costos, modalidades y prácticas sorprendentes.

JOSÉ DICÉNBaní, RD



A pesar del luto y el dolor que sobrecogió a familias banilejas, que tuvo 9 víctimas mortales y dos lesionados de la tragedia de Chiapas, México, ocurrida hace un año, los banilejos siguen haciendo la “vuelta a México”, ahora con más frecuencia y en mayor número de personas que antes.

Incluso, el dolor de aquella tragedia aún no ha pasado, pues todavía hay madres e hijos, padres y hermanos, tíos, abuelos y amigos que lloran a sus víctimas, les encienden velas y les llevan flores a los camposantos, en Cañafistol, Catalina, El Cruce de Arroyo Hondo, El Fundo y el cementerio del Kilómetro 2, en Escondido, donde reposan los restos de estas almas.

Se recuerda aquella tarde del jueves 9 de diciembre de 2021 cuando medios internacionales de prensa reportaron la volcadura de un tráiler en la carretera Chiapa de Corzo, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, hacia la colonia El Refugio, dejando como secuela 53 personas fallecidas, entre estas, nueve de Peravia, uno de Azua y dos de Montecristi.

Las víctimas fueron, Reymi Yoel Soto; Raymi Brito Figueroa; Alfredo Brito, Yaniel Mordan; Juan Alberto Soto; Ángel Lisandro Lugo García; Frantoni Reynaldo Matos y Luis Emilio Roa Chalas.

Otros tres fallecidos son: Rafelín Martínez del Boquerón, Azua, y de Montecristi los cuñados Benito Ramón Almonte, 27 años y Huáscar Pérez Vargas, de 25 años.

Las personas lesionadas en este accidente pasaron del medio centenar, dos de estas de Baní.

Pero, no solo persiste el dolor como secuela un año después, sino que también se registra el doloroso drama de 12 niños huérfanos de estas familias, deserción escolar, deudas e hipotecas por los compromisos contraídos para el fatídico viaje de un sueño que jamás se concretizó.

Pero estas aventuras de los hijos de este pueblo que buscan llegar a Estados Unidos en procura de mejoría económica no se detuvieron ni siquiera el mismo día de la tragedia ni al día siguiente.

Y dos años después los testimonios de los vecinos de nuestros barrios en el campo y la ciudad señalan, “los barrios de Baní se están quedando solos”.

Recientemente en un programa local de televisión por cable el director de la Junta Distrital del Limonal, una pequeña comunidad rural enclavada en la zona montañosa al norte de este municipio, revelaba que de su comunidad se han ido por la vuelta a México más de 1,500 jóvenes.

“En mi campo hay barrios que están prácticamente vacíos”, decía con pesar Confesor González, director de la Junta Distrital del Limonal.

Se asegura que en la provincia Peravia debe haber más de 25 a 30 organizadores de viajes de indocumentados que hacen la vuelta a México.

Este Listín Diario en conversación con varias personas involucradas en preparativos para partir en esta aventura y otros que ya están en los estados unidos, dicen tener conocimiento que de este pueblo salen más de 15 a 20 grupos en la semana conformados por no menos de 30 a 40 personas. “cada grupo de estos tiene un organizador particular y cada coyote su buscón local que saca no menos de 5 a seis viajes en el mes”.

NUEVA MODALIDAD DE ENTRADA

Los aventurados son cada día más, así como los organizadores de estos viajes que pescan en río revuelto, pero también ha variado la ruta de traslado, el costo del viaje y la nueva modalidad para cruzar la frontera mexicana con Estados Unidos. "La entrada a territorio americano es ahora con entrega o sin entrega”.

Estos detalles son revelados a Listín por varias personas que están actualmente enroladas en los tramites de “irse del país pa’llá afuera” y otros que ya van de camino.

Esta fiebre por salir del país a los Estados Unidos es tan extendida aquí que, en comunidades rurales como Villa Fundación, Sabana Buey, Arroyo Hondo, Matanzas, Sombrero, Boca Canasta, Paya y Cañafistol, la juventud está dejando las escuelas, sus hogares, trabajo y el campo.

Localidades que han sido siempre autosuficientes económicamente por sus altos niveles de producción agrícola, hoy esa actividad ha sido relegada a un tercer plano porque prácticamente no hay hombres para labrar la tierra, aseguran vecinos y productores de los campos agrícolas.

“Todo el mundo está es en irse de aquí, y ahora tenemos que emplear mano extranjera para poder sembrar la tierra, cosechar los mangos, atender el ganado, desyerbar y chapear los conucos”, dice con gran pesar Domingo Soto, productor agrícola por más de 40 años.

Igual situación se vive en localidades como; Catalina, Carretón, Pizarrete, Limonal, Santana y otras.

Pero son los barrios de la ciudad de Baní los que rompen récords en esta materia, “Santa Rosa se está quedando vacío”, dice Sonia Andújar, residente en este populoso barrio de Baní, pero igual ocurre con Pueblo Nuevo, El Fundo, El Maní, La Saona, Barracones, Villa Majega, Santa Elena y otros. Sectores donde habita el grueso de la población banileja.

Esto de los viajes está tan fuerte, según dramáticos testimonios de personas en estos barrios, que hay madres jóvenes que se están yendo hasta con sus niños de meses en brazos.

“Una vecina mía se fue con su niña de un año, ella pasó, pero los coyotes le retuvieron la niña para que enviara más dinero por la bebé. Ya están allá las dos, sí, pero esa familia sufrió de a duro”, narra Fátima Pimentel.

Hay relatos que dan cuenta de familias casi completas que se han ido a Estados Unidos por esta vía: “Se están dando casos de padres que mandan a buscar juntos a su esposa con dos hijos; niños y adolescentes, para juntarse con el resto que ya está allá”, cuentan.

Varios dominicanos detenidos en interior treyler en Tapachula-México

Recientemente Listín Diario publicó una nota sobre un informe del Instituto Nacional de Migración de México (INM) en la que reveló el hallazgo, hace dos semanas, de 87 migrantes de Latinoamérica y Asia en la parte trasera de un tracto-camión que circulaba en la carretera Tapachula-Huehuetán, en el sureño estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, donde había migrantes indocumentados de 9 países, entre estos varios dominicanos.

“El organismo informó en un comunicado que, en coordinación con autoridades federales y estatales de seguridad, identificó a 46 personas mayores de edad que viajaban solas y a 41 "mujeres, hombres y menores de edad que conformaban 14 núcleos familiares".

OTRO PERFIL

También se van profesionales, secretarias de todo tipo de oficinas, técnico de todas las áreas; plomeros, electricistas, mecánicos, ebanistas, albañiles, pintor y otros.

Se incluyen saloneras, barberos, amas de casa, domesticas; generando esto una situación de tal intensidad que hay empresas del más alto nivel hasta puestos de empanadas que colocan mensajes donde solicitan personas para trabajar, “porque aquí por este fenómeno los empleados escasean”, se afirma.

NUEVA MODALIDAD: CON ENTREGA O SIN ENTREGA

Aparentemente, luego de la tragedia de Chiapas, los viajes de indocumentados ahora están más fácil y más cómodos que en años atrás, lo que ha incrementado de forma preocupante el número de personas y cantidad de viajes con mayor frecuencia, incluso con nuevas modalidades que llaman la atención; “los viajes ahora son con entrega o sin entrega”, narra Ángela Sánchez a este reportero de Listín Diario, enrolada ya en uno de estos viajes lista para partir en cuestión horas”.

CON ENTREGA

Cuenta Ángela, que el viaje de ella es con entrega; es decir con este modelo los viajeros se entregan a un control migratorio en la frontera entre México y estados Unidos.

Por esta vía, “tu estas en Estados Unidos entre 8 y 13 días”, y algunos entran incluso hasta en tres días después que llegan a México, es lo que aseguran los enrolados y familiares y amigos de los que se van.

SIN ENTREGA

Sin entrega, el viaje se hace como siempre, cruzando los bosques por los corredores existentes de Guatemala a México y de México a Estados Unidos, incluyendo en algunos el complicado cruce del Darién entre Colombia y Panamá y finalmente el peligrosísimo paso a nado o en cadenas humanas por el río Bravo.

Estos últimos se toman entre uno y tres meses para llegar y lo hacen hasta con tres y cuatro mil dólares.

NUEVA RUTA AL SUEÑO AMERICANO

La ruta ahora es como primer destino El Salvador, Panamá o Nicaragua en avión, porque Guatemala decidió cerrar el programa que permitía a los dominicanos entrar sin visado a este país.

Desde Panamá vuelan al Salvador o Nicaragua y desde estos dos últimos lugares entran en autobús, camionetas, yipetas, camiones y otros vehículos hasta Guatemala. De Guatemala siguen hasta México; unos por tierra en diferentes tipos de vehículos y otros en avión, es lo que cuentan aquí los que “están en viaje”, siempre pidiendo discreción de sus nombres, “para evitar problemas tu sabe”, le dicen a uno con reserva.

Ya en México, los que se van con entrega son trasladados hasta el control migratorio en la frontera en furgones, camiones y otros transportes particulares.

En México, se afirma, muchos consiguen unos ID, especie de licencia para transitar por este país sin ser molestados ni detenidos por migración con los cuales llegan a los puestos fronterizos hasta pasar a USA tras el famosos sueño americano.

Una vez allí son detenidos por los agentes migratorios en una especie de retén policial donde llenan unas formulas migratorias que le abre un proceso legal que dura entre 3 y 8 días y ya listo esto se los entregan a los familiares que pasan a buscarlos y otros toman transportes locales para finalmente llegar a las ciudades más socorridas y habitadas por los dominicanos, sobre todo los banilejos; Boston o New York.

RUTA TRADICIONAL SIGUE EN OPERACIÓN

Los que tienen menos dinero ni quien les costee el viaje hasta el final se van por la vieja y tradicional ruta que opera desde los años 80.

Buscan la forma de llegar a Guatemala y de ahí a México. Una vez allí arranca la peligrosa travesía atravesando bosques inhóspitos, plagados de los coyotes que se arrebatan los migrantes entre ellos mismos, los secuestran, los atracan, los violan y en el peor de los casos hasta la vida pierden y otros simplemente desaparecen para siempre.

Son numerosas las familias que en Baní vieron partir sus hijos en estas travesías y jamás han vuelto a saber de estos.

LOS COSTOS

Por alguna razón, desde la tragedia de Chiapas, con entrega o sin entrega los costos de estos viajes se han reducido bastante.

Belkis Lara, una joven madre, que se está preparando en uno de los campos banilejos para hacer próximamente la travesía, junto a su niño de 5 años y otros dos familiares cercanos explica; “el viaje con entrega sale por 8 mil dólares, pero como yo me voy con mi niño y dos primos más a nosotros nos van a llevar por 7 mil 500 cada uno”.

Milagros Segura, trabajadora doméstica acaba de dejar su trabajo de varios meses diciéndole a su patrona, “es que me voy por la vuelta a México señora”.

Ella se va con entrega, asegura, y le van a cobrar 8 mil dólares, pero afirma esos viajes están entre 8, 9 y 10 mil dólares, “los que se van sin entrega están más baratos pero la gente pasa mucho trabajo por esos montes”, narra Milagros, con cierto temor en sus palabras y en el gesto de su rostro.

VIP Y EXPRESOS

Se afirma que existen incluso los viajes VIP o expresos, los que están pagando hasta 18 mil dólares. “Estos se están haciendo desde las Bahamas en botes y yates de lujo o en avioncitos pequeños que te dejan en las costas de la Florida, informa Julio Soto, que ya tiene 6 meses en Boston, junto a su hijo de 22 años, ambos hicieron la vuelta a México.

NUEVAS PRÁCTICAS QUE SORPRENDEN

Para lograr ser acogidas en los programas humanitarios que maneja migración en Estados Unidos con el tema de los migrantes indocumentados que entran por la frontera azteca, algunas mujeres se están dando a la práctica aquí de hacerles expedientes de violencia doméstica a sus parejas y exparejas para alegar cuando se entregan a las autoridades allá que son objeto de violencia de género o violencia doméstica, que sus vidas corren peligro en República Dominicana y de esa manera conseguir que las acojan con mayor facilidad y mayor prontitud en ese país del norte.

Algunas piden copias de sus denuncias a la fiscalía antes de irse y otras las mandan a buscar cuando están allá en el proceso de acogida, “muchas por esta vía hasta sus papales consiguen rápido” (residencia), aseguran abogados con conocimiento de estos casos.

Sin importar la modalidad, los trucos, las rutas ni los precios ni los riesgos lo cierto es que la Vuelta a México en Baní no se detiene ni un minuto, los viajes se han multiplicado considerablemente y cientos dejan esta demarcación sureña día tras día tras el prometedor y alucinante “sueño americano”.

3 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page